Los ingresos hospitalarios, las intervenciones y determinadas pruebas y tratamientos necesitan autorización. No hace falta autorización para las radiografías, los análisis de control de sangre y orina, electrocardiogramas, ultrasonidos, audiometrías, campimetrías ni espirometrías. Puedes solicitar la autorización en el Área privada.