Si las cuotas han sido objeto de deducción o reducción, el importe percibido tributa como rendimiento de trabajo. Si no han sido objeto de deducción o reducción, el importe percibido se calificará como ganancia patrimonial por la diferencia entre la prestación percibida y el importe de las cuotas satisfechas que hayan dado lugar a la cantidad percibida.